1. Being an adult

    sucks and people are assholes. Seriously who the fuck makes up something as complicated as a legal system, a banking system, and economics?? And all the paper and documents that accompany that shit?? And what kind of bullshit positions are accountants and officeworkers? And fucking suits and ties and dresses!?!? Seriously whoever thought that making a conglomeration of people greater than 100 and that we should stop running around killing things with spears is an asshole. Fuck that.

     
  2. 2 of 3. Watch this!

     
     
  3. This is just an amazing documentary. NAFTA is fucked up.

     
     

  4. Hoy la tesitura es distinta. Es entre el pasado y el futuro: reconstruir lo que funcionaba antes o construir una plataforma distinta hacia el futuro. La realidad es que a pesar de los avances democráticos que efectivamente se han dado, estamos lejos de vivir bajo un régimen democrático consolidado. Los políticos no cumplieron con su responsabilidad de construir instituciones que, al darle solidez y predictibilidad a los procesos de toma de decisiones, eliminaran el riesgo de inestabilidad que siempre acompaña a las transiciones de gobierno. Con nuestro voto los ciudadanos debemos forzar a los políticos a que construyan las instituciones clave para el desarrollo, la estabilidad y el crecimiento acelerado.

    De los tres principales contendientes que hoy se presentan ante el electorado, uno no ha dejado de amenazar con el desconocimiento de los resultados y el contingente de otro sueña con la restauración del viejo régimen. Ambas situaciones son emblemáticas de la inmadurez que sigue caracterizando a nuestra democracia. En las democracias consolidadas lo que se disputa es un pequeño cambio de enfoque que no pone en entredicho la vida cotidiana de la población o la estabilidad del país. Lamentablemente, las discusiones cotidianas en las últimas semanas revelan que estamos lejos de haber arribado al punto en el que eso sea cierto. El sólo hecho de que la estabilidad (o el riesgo del retorno del PRI) sea un tema de discusión es revelador en sí mismo.

    Detrás de muchos de los planteamientos se encuentra la idea, muy arraigada, de que es posible y deseable reconstruir momentos emblemáticos del pasado (sobre todo los sesenta o los setenta, respectivamente). Una mejor alternativa sería hacer nuestra la ola de cambio que ha caracterizado al mundo en este medio siglo: realmente asirla y romper con los obstáculos que ha generado esta economía tan polarizada y contrastante donde una parte crece con celeridad en tanto que otra languidece sin rumbo ni oportunidad. Las diferencias aparentes pueden parecer pequeñas, pero se trata de una diferencia radical de enfoque y visión. La pregunta es cómo asegurar que se avance hacia la consolidación de una plataforma de crecimiento con igualdad de oportunidad para todos. El voto es un instrumento limitado, pero excepcional, para ello. 

    La disyuntiva en la elección de hoy reside en el para qué del gobierno y qué implica eso para el futuro del país. Es fundamental romper, de una vez por todas, con los impedimentos al crecimiento que persisten, muchos de ellos originados en ese mundo idílico de hace décadas que, como bien dijo Cervantes, nunca fue tal. Por eso es clave quién gane pero también quién quede en segundo lugar: porque determina la orientación hacia adelante o hacia atrás.

     

  5. "

    Marxism doesn’t focus on consumption or distribution of wealth after it’s created. Everything about Marxism focuses on relations to the means of production.

    The first error is a failure to understand wealth. Wealth isn’t a static thing that can be spread around. It has to be constantly created. This leads to an error in analysis of attributing to us the aim of wishing to “spread the wealth around.” We don’t want to spread around anything, we declare class warfare and advocate the seizure of the means of production by the proletariat. That means the proletariat, the ones who create wealth anyway but don’t own the means of production under the capitalist system and are thus exploited with the surplus value we create being appropriated from them, actually benefit from our labor.

    And don’t think we want things to be good for everybody. Never attribute to a Marxist such a conciliatory view. We want to destroy the bourgeoisie and the system that is in their interest. We don’t want to reconcile class difference, we want to abolish class. Ultimately that is good for all the working masses of the world, but our interests are in no way aligned with those who exploit us.

    "